sábado, 3 de octubre de 2009

Los días de la abuela


--Bien se podría decir que los días de la abuela, ya estaban completos.
Había criado a sus hijos, colaborado lo más que pudo con sus nietos, plantado árboles, puff ¡Si había plantado árboles!
Siempre había sido una mujer inquieta la abuela; dueña de una vitalidad asombrosa,
¡Tánto! Que sus vecinos decían: -¿De dónde sacará ésas energías? -¿Cómo hace para ocuparse de todo y de todos, además de trabajar para sustentar a su familia?-
¡Claro! Eso lo decían sus vecinos, porque su familia ya estaba tan acostumbrada a su trajín, que les parecía lo más normal del mundo.

--Hasta que un día, a causa de un shook emocional muy fuerte, explotó la genética; sí, la misma enfermedad crónica que habían padecido todas las mujeres de su familia; a las que había visto caer una a una, irremediablemente, primero en la postración, que, en algunas duraba más, y en otras menos; según los cuidados y la atención que le podía proporcionar el entorno familiar, y finalmente, una muerte denigrante.

--¡Pero he que aquí! La abuela, con amplia sonrisa que se parecía mucho a una irónica carcajada, se dijo: ¡A mí, nó!

Está bien, ya que has venido para quedarte, instálate lo mejor que puedas, pero yo, seguiré haciendo mi vida; conviviremos, es cierto, pero intentemos hacerlo pacíficamente.

--La familia y los vecinos de la abuela, casi ni se daban cuenta, a no ser que cada tanto, su huésped, le asestaba alguna estocada que otra; y entonces si, la notaban un tanto decaída, pero, como el ave Fénix, trataba de resurgir de entre las cenizas.Tenía el comportamiento de un hidalgo caballero manchego.

--Después de cada porrazo, la abuela salía más arreglada que nunca, se colocaba "salud en cajitas", colorete, labial, etc. etc. Y salía a seguir batallando contra los molinos de viento. Los vecinos le decían: ¡Qué bién te ves Teodolinda! A lo que la abuela respondía con una amplia sonrisa diciendo: Ja ja, ustedes ven el envase, pero no quieran saber lo que hay dentro.

--Mientras todo ésto sucedía, la abuela comenzó a notar que iban reviviendo y tomando cada vez más fuerza, las viejas asignaturas pendientes. Desde muy pequeña y hasta que se casó, su hábito era el de la escritura y la música, entre otras cosas.

Debido a las circunstancias que la rodeaban por ése entonces, lo más viable era la escritura, porque la abuela seguía trabajando para no depender de nadie (fea costumbre, entre otras, tirando a la soberbia y al orgullo de poder decir: Yo no necesito que me mantengan, puedo hacerlo sola todavía; después, veremos).

--Así es que por las mañanas, como acostumbraba a hacerlo desde siempre, cambió el tejido por los cuadernos, en donde volcaba todo aquello que sentía, algunas cosas en forma de poesía, género éste, que siempre le había sido predilecto.

Luego comenzó con su vieja máquina de escribir, y más tarde comprendió que perdía mucho tiempo cuando se equivocaba; tenía que sacar la hoja, colocar el lápiz corrector, y, con un poco de suerte, escribir sobre lo corregido.

--Un día cualquiera, dirigiéndose hacia su control médico, pasó por una academia de computación que ostentaba carteles en sus vidrieras, con precios promocionales; no lo pensó demasiado, entró, averiguó días, horarios y se inscribió. A los dos meses adquiere su computadora en comodísimas cuotas mensuales.

Comenzó pasando sus trabajos literarios (si es que así se le podían llamar) a un archivo, en forma prolija y alfabética, con la posibilidad de corregir sin pérdida de tiempo.

Al cabo de unos meses comienza a conectarse con algunas personas de su familia que estaban actualizadas en el tema (casi todos primos y sobrinos).

Cada vez que tenía alguna duda, consultaba en internet, hasta que se dió cuenta de que podía descubrir: ¡El mundo! por medio de ése aparato con el que ahora convivía.

--¿La enfermedad? Bién ¡Gracias! Sigue su curso, pero la abuela, ahora convertida en una "Internauta" ¡No piensa en ella! En cambio, con ése aparatito pequeño llamado mouse (creo, porque no se inglés) en sus manos, viaja por el mundo, se conecta, lo pasa bién ¡Hasta que Dios lo permita!

En éste momento su huésped le ha asestado algunas estocadas, pero ¡Porque siempre hay un pero! La abuela dice: ¡Esta, también ha de pasar!....Lo firma:

"La abuela"

Susana Gutiérrez Calderón.

41 comentarios:

Julia dijo...

Guauuuu!!!!!!!!!
Así es nomás y así será. Muy buena decisión. A seguir p'alante.
Cariños

Alimontero dijo...

Ehhhhhhhhhhhh por fín!!! que gusto volver a leerte! no sabes cómo te extrañaba...;-)
Ahora, leyéndote comprendo....
No sabes como me alegran tus logros mujer.. tu gran fuerza.
Solo que ahora siento que tienes que ocuparte de tí, de tu salud y no más pelea con tu huésped. ;-)

Según, mi modesta opiniòn, te sugeriría una Constelación Familiar...asiste y consulta sobre "las mujeres de tu sistema familiar"....para que alguien corte definitivamente con este padecimiento.
Te lo digo porque conozco del tema y tambien sus resultados.

Te abrazo feliz nuevamente!!

Ali

Marga Fuentes dijo...

Querida Susana: precioso lo que he leído, y espero que sea fruto de tu creatividad solamente.
Sé que me escribiste, sé que me llamaste. No corren buenos tiempos por mi vida. Mis seres queridos se me están enfermando y yendo a otros lugares.
Ya llegará el momento de paz. Ojalá que sí.
Te dejo un enorme beso y un abrazo con muchísimo cariño.

Colibrí dijo...

Fuerza Abuela!!!, sabemos lo que todavía podes hacer, todos tenemos achaques, pero bueno es la vida, nosotros tenemos que llevarla por delante y seguir.
Se aprende hasta el último instante.
Abrazos
Ester-Colibrí

Juan dijo...

¡Adelante, abuela valiente!

Es todo un ejemplo que das a todos, de lucha, de fuerza, de determinación...

No sé si has leído el libro El Secreto, de Rhodas Byrne (se puede bajar de internet o me escribes que yo te lo enviaré por email).
Te dará unas pautas para ser más fuerte y exitosa aún.

Un fuerte abrazo.

Juan Antonio

Walter Portilla dijo...

Querida Susana, me he sentido triste por tu padecimiento y lo que te sucede en silencio. Pero también contento con tu fuerza, bien lo dices como el Quijote: a luchar contra los molinos de viento.
Y mira que no sólo te transforma la vida ese mouse que corre en muy poco espacio, también lo haces tú con las nuestras a través de tus palabras. Te tengo mucho cariño y agradecimiento, siempre te me presentas con un obsequio que no sé yo corresponder como se debe, pero te envío mi cariño, sí, mi amistad y reconocimiento a tu lucha por lo conseguido y por lo por conseguir. Admiro tu valentía querida Susana y te abrazo desde aquí, desde mi Perú tan lejos, pero no tanto.

M. Angel dijo...

Susana, placer encontrar de nuevo tus letras, (te echaba de menos)Si no me equivoco, esta historia es fiel reflejo de tu persona. ¿Me equivoco?

Como quiera, me da mucha alegría encontrar tus letras y verte bien

Abrazo sincero

María Socorro Luis dijo...

Quiero darte las gracias por tu visita y tus palabras. Estoy encantada de conocerte y seguiré viniendo a leer tus hermosos escritos.
Tú siempre serás bienvenida a mi rincón, asi que seguiremos en contacto. Ya te contaré porqué Argentina es para mi tan especial y tan amada.

Un abrazo grande grande. Soco

Mariluz dijo...

Queridísima Susana, aquí me tienes llorando a lágrima viva...
te dejo todo mi cariño para ti.
¡¡Brava Susana, mi gitana!!
Deja que te mimen y cuiden ¿vale? que no por ello perderás tu autosuficiencia, guapísima.

Conral dijo...

Querida Susana. Te echaba de menos. Pensaba, ¿qué le pasará? ¿estará enferma? ¿se habrá ido de viaje?... Bueno, he leído tu entrada con gran interés y compruebo que sigues aquí, entre nosotros, valiente, fuerte, guapísimaaaaaaaaaa.
Amiga, como ya te dijeron, deja de que mimen, deja que te cuiden, que no pasa nada, que eso también es muestra de generosidad. Y aprovecha, disfruta, escribe, sal a la calle, pasea, baila, ama...
Te mando un abrazo muy grande y mis mejores deseos para ti.
Conchi

Paco Guerrero dijo...

y que no cambie nunca,por favor.
un abrazo

ADELFA MARTIN dijo...

ay abuela, abuela...si te contara...Maravilloso relato, dirìa EXTRAORDINARIO,como ha sido un placer descubrir este rincòn...


mis saludos cordiales

Alicia M dijo...

Susana querida...Estas abuelas que la pelean...Es una mala costumbre esta de seguir corriendo cuando nos necesitan? Por que parece que todos se acostumbran a vernos siempre en pie y no notan como nos sentimos. Eso si, ya nadie puede cambiarnos, no? Será asi por siempre y es nuestro mayor logro. Sin una queja, abuela querida, sigamos adelante y peleando nuestra batalla...venceremos las ñañas! Un abrazo grande y con todo mi cariño...

ADELFA MARTIN dijo...

de pasadita nomas,para decirte que donde me visitaste, apenas soy una colaboradora...por allì hay algùnos blogs en Año Sabàtico...

Te espero en CUENTOS Y OTROS FANTASMAS....y mil gracias y saludos cordiales

Mª JOSE. dijo...

ERES LA GUERRERA QUE SIEMPRE HE SENTIDO EN TI,PERDONA MI TARDANZA PERO HE TENIDO MIL LIOS Y AHORA ME HUNDO EN LA MISERIA CON ESTA PERSONA QUE LO PASA MAL.
TE FELICITO Y DE ABUELA¡¡NADAAAAAAA!!
BESOS ESCRITORA POETA.
BESOS

Carla dijo...

Me encanto este relato tan familiar! Muy bueno.

Conchi dijo...

Susana, ¿todo bien? Espero que si!!!
Me dio mucha alegría encontrar tus palabras en Sueños, siempre es un placer tenerte en nuestros rincones.
Si tienes tiempo y ganas pásate por Compartiendo y nos dejas un pensamiento, ¿vale?.
Te mando un fuerte abrazo y todo mi cariño. Cuidate muchooooo.
Conchi

"Premio Maria Amelia Lòpez Soliño" dijo...

A todos nuestros seguidores y amigos: Os rogamos que leáis el último post publicado en el blog.
Ante la negativa del concello (ayuntamiento) de Muxía de instaurar un premio para mayores blogueros, vuestras opiniones son de vital importancia para establecer las bases sobre las que poder continuar con el proyecto.
Gracias por vuestra colaboración.

Alicia María Abatilli dijo...

Tantas abuelas, madres, mujeres que siguen luchando.
¨Qué bueno es leerte, me haces pensar en historias cercanas.
Jamás te cansarás.
Abrazos
Alicia

Mimi - Miriam E. Orlando dijo...

¡Qué hermoso escrito Susana! me llegó muchísimo. es un privilegio conocerte.
En el día de las madres, un enorme beso y por sobre todas las cosas ¡se feliz!

Julia dijo...

Dónde andas Susi? te estamos esperando.
Gracias por tu comentario por la poesía a mi madre. Pasa por mi blog a buscar un premio que me envió Abuela Ciber y que deseo compartir contigo, también un regalito mío, la flor que tiene como título: Obsequio para mis amigos.
Besos y vamos con la próxima entrada.

MR BLOG. dijo...

UN BESO ENORMEEEEEEEEEEEEEEE A LA ABUELA ¡ ¡ ¡.

Paco Guerrero dijo...

hola de nuevo,pasaba por tu puerta y pase a saludarte,espero que todo vaya bien.
un abrazo

elisa...lichazul dijo...

felicitaciones es un relato maravilloso y luminoso para muchos
mientras exista palpitos hay que buscar y luchar ...unamuno también lo sostiene (el sepulcro de don quijote)echar pa'lante con toda la vida !!

Un abrazo de paz
sé siempre Bienvenida a mi reducto de letras, sabes yo también durante muchos años silencié las letras pero ya no más, ahora siento que me puedo ir tranquila, he plantado arboles , parí un hijo y ya publiqué un libro jajaja, lo demás viene de yapa:=)

felíz domingo

Ceuta...mi ciudad querida... dijo...

jajajajajaja... Susana, muy buenos tus comentarios en mi blog... ahora no tengo mucho tiempo... mañana me encargo de repasar tu blog... Ceuta está en el norte de África, ya lo has visto, somos ceuties... y caballas. Un beso y hasta otro rato!!! (Yo tambien soy abuela...)

Adrisol dijo...

todo un ejemplo, sin lugar a dudas!!!!!!!!!
y todo lo que tienes para dar..

felicitaciones!!!!!!!

un abrazo enormeeee

María dijo...

Descubro tu blog, y me quedo entre tus letras, gracias.

Un beso.

María dijo...

Muchísimas gracias por devolverme la visita.

Nos seguimos leyendo.

Un abrazo.

salvadorpliego dijo...

Bravo por esa gran animosidad. Eso es un ejemplo a seguir. Un placer leerte.

Selu dijo...

Eso es simple y llanamente la definición de la vida en esencia pura. Transmite ganas de hacer y sobre todo un lema precioso: "Todo es posible si tienes la suficiente determinación para llevarlo a cabo". ¿Sabes que significado tiene el "calderón" en música?. Gracias abuela.

Poetiza dijo...

Lo importante es seguir adelante siempre. Te dejo un beso, cuidate. Fue un placer pasar a conocerte.

Selu dijo...

Hola Susana!
Gracias por tus sentidos comentarios. Con referencia al calderón lo que quise expresar era esto:
En música el calderón se utiliza para prolongar el sonido de una nota esto, tratando de explicarlo de alguna manera, se lleva a cabo para darle intensidad de expresión a dicha nota o algún pasaje relacionado. Esto es lo que tú mi querida Calderón, provocaste en mí. Gracias.

Mariluz dijo...

¿Dónde estás querida Susana?
¿va todo bien?

te mando todo mi cariño en abrazo inmenso

Julia Ester Cerles dijo...

Qué te pasa Calderón? Estás preocupando a tus ciberamigos. A ver si te pones las pilas y nos regalas algo con mucha fuerza.
Vamos a ver si esto te incentiva. Te pido pases por mi rinconcito a retirar tu "Premio a la Sensibilidad", está en la columna derecha con ese título. Del cuadro original les contaré en mi próxima entrada.
Besos

Conral dijo...

Hola, Susana. ¿Cómo estás???? Espero que sigas bien, y que estés ocupada.
Con tu permiso voy a coger de tu blog el poema de Martin Luther King, "Tengo un sueño" para ponerlo en una entrada que estoy preparando. Espero que no te importe!
Te mando un fuerte abrazo
Conchi

Jayja para tí... dijo...

esa sos vos amiga? si esa historia es de vos, mil amores, mil apoyos, si es una escritura, de todas formas mil amores, mil apoyos, también soy abuela!!!!


...(novela) esa forma tan de él ...puedes visitarme...si quieres...un beso

J. Teodoro P. G. dijo...

Un relato impresionante. Espero que la abuela que describes sea tan optimista como la pintas y tenga "tanta marcha" como nos dejas ver. Es un placer leerte. Que todo te vaya bien. Un abrazo

Elena dijo...

Hola descubrí tu blog, no por casualidad, sino porque era el momento en que debíamos encontrarnos...
¡¡Yo tambíen soy La Calderón!! Qué grata coincidencia... Me encantó tu relato y me gustaría que muy pronto visites mi blog...
Ya nos hiremos conociendo de a poco... Por lo pronto me encanta tu forma de enfrentar la vida eres una de las mías.
Un beso y un abrazo con todo mi corazón.
Elena Argentina Calderón.

Rubén Afonso Boaventura dijo...

Abuela, como te quiero... que linda sos Susana, sos tan especial, que hasta logras, que una enfermedad parezca una anécdota graciosa.
Tu simpleza y astucia en el relato, para esquivar hasta el nombre de la indeseable es fantástica. Dios quiera no sea tan grave.
Increíble tus ganas de aprender...
Te felicito, nunca imaginé que tendrías un Blog.
Al final el más atrasado era yo, jajajaja
Te mando un beso gigante

TriniReina dijo...

Aún no soy abuela, por decisión de mis hijos, no porque no tnga edad. Cómo te digo, no tengo nietos, pero cuánto se parece esta historia interactiva a mi propia historia...

Las estocadas son inevitables, así como inevitable es que nos sobrepongamos a ellas y, del mejor talante. Que no se diga:)

Otro abrazo

TriniReina dijo...

Aún no soy abuela, por decisión de mis hijos, no porque no tnga edad. Cómo te digo, no tengo nietos, pero cuánto se parece esta historia interactiva a mi propia historia...

Las estocadas son inevitables, así como inevitable es que nos sobrepongamos a ellas y, del mejor talante. Que no se diga:)

Otro abrazo